Posteado por: anamenmor | julio 4, 2009

Minka y entrada en Fertisa.

2 de Julio de 2009.

A las 6:00 AM. ya estaba casi toda la casa en marcha gracias al jet lag. Resultaba imposible seguir durmiendo, dado que toda la actividad de la casa se concentraba junto a nosotros,nuestra habitación se encuentra en la planta baja junto a la cocina y el único WC. Pronto conocimos a todos los voluntarios, todos de la costa mediterránea, gente sencilla y abierta. Desayunamos todos juntos, los 13 en una mesa, pan, aceite, tomates, café y zumo de naranja y papaya. Se auguraban buenos ratos, todo era extremadamente familiar, como si ya nos conociéramos de tiempo.

Esa mañana fuimos a Minka (“ciudad comercial: la primera ciudad comercial del Perú· se oía constantemente por los altavoces). Era un mercado inmenso, al aire libre. La entrada flanqueada por pequeños restaurantes, donde los camareros de cada uno de ellos se peleaban por llamar la atención del grupo y ganarnos como clientes. Junto a ellos, la pescadería, hombres cargando pescado en la espalda, charcos de sangre y agua sucia en el suelo. El olor de los restaurantes y del pescado penetraba hasta los pulmones, haciéndose casi insoportable. Por suerte la segunda parte del mercado vino siendo mucho mas agradable. Inmensos puestos de fruta, exóticas, coloridas y apetecibles. Es aquí donde incumplimos la primera de las normas que nos puso sanidad exterior (“nada de comer frutas que no hayáis pelado y lavado vosotros mismos”) En el mercado, cada comerciante te ofrecía degustaciones de sus productos, probamos de todo, plátanos, guayaba, tunas (higos chumbos rojos)… es curioso, hay muchísimos tipos de plátanos aquí. En la casa tomamos dos tipos: el Manzanito (es plátano con injertos de manzana, un sabor mas ácido) y Bizcochito (no… no tiene injertos de bizcocho, pero su sabor es extremadamente dulce). En algunos puestos sirven especias, salsas caseras para llevar, y frutos secos que no conocemos. Además de este mercado, había en Minka una zona parecida a un gran centro comercial al aire libre, con multitud de tiendas de todo tipo y sus respectivos McDonald (por supuesto). Volvimos a casa, por el camino, tiendas ambulantes, perros callejeros peleándose entre ellos, un puesto con pollos frescos desplumados listos para cocinar, y las moto-taxis, cada cual mas ”tuneada”. En la calle apenas se ven coches particulares, pero si un multitud de taxis, motos, camiones y combis… pero ya hablaremos mas tarde de las combis, pues se merecen todo un capítulo del viaje.

 

Al fin, al llegar la tarde pudimos ir a Fertisa y conocer la casita. Como llevábamos materiales de construcción, tuvimos que tomar un taxi. Pensamos en un principio que se montarían en el, alguien en el asiento del copiloto.. y una persona detrás que aguantara los tablones de madera. No sabemos aun, como finalmente entremos 7 personas en aquel taxi, montados en el maletero, con el resto de la mercancía y sufriendo cada bache. Fue, en cierto modo, bastante divertido. Tras unos minutos entramos en una zona sin asfaltar, allí estaba la cárcel, un caño de agua negra y fétida, seguido de una fabrica de conservas de pescado, cuyo olor se mezclaba con el del vertedero que hay a unos 300 metros. Entre ambos se encuentran la Casita de la Esperanza, y las casas donde viven los pequeños que a ella vienen. El paraje es desolador. Chabolas envueltas en un mar de tierra y polvo, casas sin techo, y edificios públicos con alambre de espino sobre las cornisas. Pero, cuando entras en la casita, la atmósfera parece cambiar radicalmente: allí los niños juegan y ríen, parecen olvidar las historias desoladoras que cada uno de ellos soporta y el barrio donde están atrapados. A partir de hoy, trabajaremos muy duro para que estos niños sigan olvidando ese sufrimiento, y puedan aferrarse a lo que esta casita les da: comida, educación, cariño y, por supuesto, esperanza.


Responses

  1. Animo y mucha suerte en esta maravilloso proyecto que acabais de empezar.Besitos desde Dublin.(estoy muy orgullosa de mi sobrino mayor jeje)

  2. HOLA!!!ya veo q el viaje no ha ido del todo mal y ya estais bien asentados.
    Ahora toca trabajar y dejar allí una profunda huella. Cuidaros y muxo ANIMO con vuestra bonita labor!!!1Besazo desde España!!!
    Lara

  3. Teneis una gran tarea por delante. Ánimo que el fin merece el esfuerzo. Los plátanos tienen muy buena pinta pero aún más deleciosa me parece la niñita de la foto .

  4. Eso es fuerza de voluntad y no lo de dejar el tabaco… Solo he leio este Post, ahora me pondré con los otros.

  5. Hola Ana y resto de colegas de mi aventurera sobrina, es una pasada lo que estais haciendo, os envidio mogollón, ánimo que vendreis pletóricos.
    Ana cuidate mucho, si necesitas algo desde España me lo haces llegar, alguna información …. mi correo es C.

    Suerte y salud para todos, un beso.

    Tu “tito” Fernando


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: