Posteado por: El gato de la cornisa | julio 15, 2009

Ceja de Selva

11 y 12 de Julio de 2009 

CIMG0795Perú es uno de los países de América del Sur a la que pertenece una región de la selva Amazonas. El viaje que nos habían prometido contaba con una visita a una tribu, dormir en sus cabañas, bailar y comer con ellos y las expectativas del grupo eran altas. Las expectativas eran tan elevadas que cuando nos encontramos con que la excursión organizada que Nico nos había contratado para el primer día no era más que una ruta con paradas para turismo de compra de souvenirs, el imaginario de colores, olores y sonidos en el que nos sumergíamos cayó eclipsado por una especie de desilusión colectiva que arrastramos durante todo el primer día. Sin embargo, el viaje fue una experiencia que será difícil de olvidar, ya que el viaje dio un giro inesperado el segundo día y estuvimos donde no me había imaginado que estaría tan pronto.

 11 de Julio de 2009 (El día malo)CIMG0777El viaje empezó en Lima, una ruta de alrededor de 300 kilómetros por la montaña, de noche y en bus cama (asientos reclinables y con apoyo para las piernas). El viaje duró alrededor de 8 horas de carreteras serpenteantes y baches, elevándonos en algunos puntos por encima de los 5000 metros de altura, donde el frío no nos dejó dormir. Llegamos a La Merced pasadas las 6 de la mañana y desayunamos en una tasca antihigiénica en la que 3 niños servían y exprimían nuestros zumos. En Combi nos adentramos en la Ceja de Selva y visitamos un antiguo puente colgante, la unión del río Chanchamayo y el Perené, la tribu de los Pampa Michi y las cascadas del Velo de la Novia. Allí nos bañamos antes de comer y vistar una fábrica de café, para una degustación (además de una exposición de mermeladas y licores típicos.) Para dormir, fuimos a un Hospedaje de 15 soles la noche, unos 3,50 euros.

 

 

La pregunta de por qué fue un día malo. La tribu Pampa Michi es una especie de tribu a lo parque temático, que te viste con “trajes típicos”, te hace bailar sin ningún entusiasmo y te pide dinero a cada segundo. Las paradas fueron muy cortas y todo el mundo estaba desilusionado. Muchos pensaban que iban a caminar por la selva como lo hizo Francisco Pizarro, cortando matas de plantas carnívoras y desafiando a los cocodrilos. Casi todo el día lo pasamos montados en una Combi, así que las discusiones fueron en aumento a lo largo del día. Suerte que nos fuimos a dormir y no salimos por la noche.

 

 12 de Julio de 2009 (El día bueno)CIMG0914Fue descansado dormir en una cama decente y disfrutar de una ducha de agua fría medio pasable (desde que llegué a Perú solo me he duchado con agua caliente una vez). Por la noche solo nos molestó la p… alarma de un coche, que alguien había aparcado estratégicamente debajo de nuestra ventana, sonando a cada momento. Tras el fracaso del día anterior, dos voluntarias habían vuelto a Lima, las polacas se habían ido a hacer descenso en cañón, y el resto nos propusimos encontrar algo mejor que hacer, tomar contacto con la naturaleza y evitar pasar todo el día en la carretera. Un guía turístico nos ofreció la visita a una playa privada que poca gente conoce.

 

 

Llegamos a unas cabañas a pie de carretera, descendimos por una estrecha escalera de piedra pegada a las rocas y allí estaba el medio de transporte más seguro para llegar al otro lado del río Perené: el guaro. Dos cuerdas de acero, que unen los dos extremos, y más de cien metros de distancia a varios de altura. Una plataforma de madera se desliza a través de los cables, empujadas por dos hombres que caminan sobre ellos con los pies desnudos.

La playa fue un sitio virgen, rodeada de naturaleza. Solo una pequeña cabaña en la orilla frente a nosotros, desde la que unos niños se bañaban en el río. Detrás de nosotros,  y tras la maleza, una casita de madera en la que vive una familia de lugareños. Hicimos una pequeña barbacoa en la playa y tuvimos la sensación de haber estado en contacto con la Selva y con sus mosquitos.

El viaje de vuelta fue en Bus Cama Cama, un invento que todavía hay que extenderlo por España. Apenas nos dimos cuenta del viaje. El último incidente: llegamos a la casa y habían cerrado nuestro dormitorio por dentro, sin tener la llave que abría la puerta desde fuera. Se arregló a martillazos.

 CIMG0916


Responses

  1. Como os estan diciendo mucho,me estoy enganchando a este blog,y espero ansiosamente vuestras palabras.
    Aprovechad cada minuto que esteis alli,pues la experiencia que estais viviendo es unica.
    Lo dicho espero vuestras experiencias.
    Besos y abrazos.

  2. ¿Como se cierra un dormitorio por dentro? y si esta en la planta baja ¿por que no entrasteis por la ventana?

    • Los pomos, redondos, tienen una cerradura que desde fuera funciona con llave, pero dentro tiene una especie de botón que bloquea el giro del pomo (no que se pueda cerrar la puerta). Alguien lo pulsó cuando estabamos fuera para que nadie entrara y claro… es que nuestro dormitorio no tiene un ventana que de a la calle, tiene una que da al pasillo y no puede abrirse.

      Nada, a martillazos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: